Cómo mantener un coche que no conduces con frecuencia

mantener coche

Ya sea que has encontrado otra vía de transporte o que quieras guardar tu coche durante una época (por ejemplo, la época de nevadas), hay varias razones por las que no conduzcas tu coche tan a menudo como antes. Pero no lo dejes guardado acumulando polvo – sigue estos consejos para mantener tu coche a punto para circular en carretera:

1. Debes mantener tu coche cubierto

Si tu vivienda tiene un garaje o cochera, considera dejar tu coche estacionado dentro para protegerlo de los diferentes elementos e inclemencias del tiempo. Si no cuentas con cochera o garaje y tienes que aparcar fuera, piensa en comprar una cobertura para el coche que sea resistente al agua y a los rayos UV. Esta protegerá la pintura de tu vehículo de arañazos accidentales y su interior de daños por rayos UV.

2. Lleva tu coche a dar una vuelta al menos dos veces al mes

 De media, un coche puede estar sin utilizarse hasta un mes antes de que la batería se agote. Para evitar encontrarte con la batería muerta cuando por fin decidas usar el coche, da una vuelta de unos 20 o 30 minutos con él al menos dos veces al mes. Esta acción también permite que los líquidos y el aceite circulen y mantengan lubricados los sistemas críticos de tu coche.

3. Ten tu coche asegurado

Cancelar la póliza de seguro de coche puede parecer una buena forma de ahorrar dinero si no estás conduciendo tu vehículo de manera regular. Sin embargo, debes tener en cuenta que es ilegal circular con un vehículo que no tiene seguro – y si te ves involucrado en un accidente, tendrás que pagar las reparaciones de tu propio bolsillo. Por suerte, puedes actualizar tu póliza de seguro para reflejar el hecho de que no lo conduces con regularidad, lo cual podría bajar tu prima.

4. Asegúrate de que el depósito esté siempre lleno

Si bien puede parecer un despilfarro comprar gasolina para un coche que no conduces a menudo, lo agradecerás. En muchas ocasiones, cuando un depósito no está lleno y pasa tiempo sin usarse, puede acumular humedad.

5. Sigue el programa de cambio de aceite recomendado por el fabricante

Si tienes pensado mantener tu coche parado durante más de tres meses, cambia el aceite antes de guardarlo. Si aún conduces este coche de manera ocasional pero no lo suficiente como para llegar al límite de kilometraje necesario antes del cambio de aceite, revisa el manual de tu vehículo para ver cuánto tiempo puedes esperar antes de cambiar el aceite.

6. Revisa la presión de los neumáticos

Los neumáticos pueden ir perdiendo presión, en especial si este queda estacionado durante mucho tiempo. Antes de poder conducir tu coche de nuevo, revisa la presión de cada freno y, si es más baja que la recomendada por el fabricante.

Además de estos consejos, puedes consultar con profesionales acerca de formas de proteger un vehículo que no usas a menudo. Los profesionales de Unipoliza están a tu disposición para aconsejarte en la elección de tu seguro y resolver todas tus dudas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías.    Ver
Privacidad